UNA SOCIEDAD DISUELTA PUEDE TENER UNA INSPECCIÓN

A veces se piensa que cuando una entidad se disuelve los socios ya pueden despreocuparse de la misma porque ha dejado de existir. Esto, por supuesto, no es correcto. Ya hemos comentado en anteriores ocasiones que la Agencia Tributaria puede revisar los datos fiscales correspondientes a los cuatro ejercicios anteriores, a contar desde el plazo de presentación de cada modelo. A efectos mercantiles, las facturas deben conservarse durante 6 años. Por lo tanto, la disolución no supone ni mucho menos la extinción de la responsabilidad.

Los socios, como sucesores de la entidad, deben responder de las obligaciones contraídas con anterioridad,entre ellas las obligaciones tributarias. Y esto no se refiere tan sólo a posibles deudas que surjan en un momento posterior sino a inspecciones o revisiones de declaraciones y autoliquidaciones.

Si las actuaciones tuvieran lugar antes de la extinción de la sociedad (que se produce una vez inscrita en el Registro Mercantilserán los liquidadores quienes tengan que responder. Pero, una vez inscrita, su nombramiento y facultades pierden vigencia y pasan a ser los socios los responsables.

Dado que la entidad ya no existe, la Agencia Tributaria comunicará el inicio del procedimiento a todos los socios para que puedan comparecer en defensa de sus derechos e intereses. De ahí que los socios tengan incluso más responsabilidad que antes de la disolución. En una entidad, es el administrador el que responde de la correctagestión de la empresa y quien tiene que responder, incluso con su patrimonio, en caso de negligencia.

Si de la comprobación se deriva una cantidad a ingresar o una sanción, la Administración podrá ejercer acciones de cobro contra cualquiera de los obligados solidariamente o contra todos ellos de forma simultánea; sin que las acciones dirigidas contra cualquiera de ellos sea obstáculo para continuar contra los demás, hasta que se cobre la deuda completamente.

Aparte de todo esto, hay que tener en cuenta que en el ejercicio en el que se disuelve la empresa se generan también obligaciones fiscales (presentación de autoliquidaciones trimestrales o de resúmenes, presentación de Sociedades y de cuentas anuales) que deberán cumplir los socios, ya que el administrador ha dejado de serlo. Y muchas veces no están familiarizados con estas rutinas, ya que era un tercero quien se ocupaba de ellas.

NUEVA TRIBUTACIÓN DE LAS SOCIEDADES CIVILES

a reforma fiscal aprobada establece que las Sociedades Civiles con objeto mercantil pasarán a tributar, a partir del 1 de enero del 2016 en el Impuesto de Sociedades, lo cual es un cambio muy importante para este tipo de entidades como ya os adelantamos -

Esta medida suscita muchas dudas especialmente para los socios de sociedades civiles, a los que afecta directamente, y esperamos ayudar a aclararlas con este post que nos ha salido un poco largo (si te aburres ves directamente al resumen del final). Seguimos a la espera de que la Administración Tributaria aporte más luz sobre la forma de proceder, mediante notas o consultas.

Con la redacción de la nueva Ley del Impuesto de sociedadesLey 27/2014, de 27 de noviembre, se especifican los sujetos pasivos del Impuesto  de Sociedades:

Artículo 7. Contribuyentes

Serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español:

a) Las personas jurídicas, excluidas las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.

¿Qué se entiende por objeto mercantil?

Para determinar si una sociedad civil tiene  objeto mercantil debemos acudir al Código de Comercio y resto de leyes tributarias. La actividad mercantil es toda aquella actividad relacionada con el derecho mercantil. Es decir, aquellas actividades o servicios que se relacionen con el mercado…. el espectro es tan amplio que casi resulta más fácil determinar las actividades que no se consideran mercantiles.

Leer más: NUEVA TRIBUTACIÓN DE LAS SOCIEDADES CIVILES

AUTÓNOMOS: CAMBIOS FISCALES PARA 2016

Los trabajadores autónomos son uno de los activos más importantes de cualquier país. Se trata de un colectivo que tiene una forma de trabajar diferente a la de cualquier asalariado, con unas necesidades diferentes y que, por tanto, tiene una consideración distinta a los ojos de Hacienda y la Seguridad Social.

Por esta razón, los cambios a nivel fiscal de los autónomos son diferentes a los que afectan al resto de ciudadanos. 2016 trae novedades bastante importantes que tiene incidencia directa sobre los más de tres millones de trabajadores autónomos que hay en España.

Aumento de la base mínima de cotización

Al igual que ocurrió en 2015, los Presupuestos Generales del Estado traen consigo un aumento de la base mínima de cotización. En concreto, la base mínima de 2016 será de 893,10 euros, un 1% más que en 2015, que era de 884,40 euros. Esto implica un aumento en la cuota mensual a pagar de 266,14 euros al mes, frente los 263,55 euros de 2015; dicho de otro modo, esta subida tendrá un sobrecoste para los trabajadores autónomos de unos 31 euros al año.

La gran mayoría de trabajadores autónomos, en torno al 85%, cotiza en la actualidad por la base mínima, lo que quiere decir que esta medida tiene un impacto directo sobre las finanzas de casi todos ellos.

Nuevas bonificaciones

A pesar de que la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo ya está en vigor desde octubre de 2015, son muchos los autónomos que todavía no conocen las bonificaciones que pueden obtener, y que difieren con respecto al mismo periodo del año pasado:

  • Tarifa plana para autónomos: se podrán beneficiar de una tarifa plana de 50 euros los nuevos autónomos, con independencia de la edad, durante los seis primeros meses, así como los autónomos que tengan alguna discapacidad o sean víctimas de violencia de género o terrorismo, los cuales podrán, además, ampliar esta bonificación durante medio año más.
  • Las nuevas altas de los autónomos colaboradores, es decir, aquellos que trabajan en el negocio de un familiar con consanguinidad directa (padres e hijos, por ejemplo), podrán seguir beneficiándose de una bonificación en la cuota del 50% durante los primeros 18 meses y, ahora, se amplía seis meses más al 25%.
  • La conciliación laboral y familiar ha sido otro de los aspectos que han cambiado. Consiste en una bonificación en la cuota que permite acogerse a una reducción de jornada para ocuparse del cuidado de un hijo menor de siete años o un familiar dependiente de hasta segundo grado.

Cambios en la forma de tributar

Uno de los cambios más relevantes que nos ha traído la reforma fiscal ha sido el cambio en la tributación de una gran cantidad de autónomos, ya que se modifican los límites máximos que daban el derecho de acogerse a la tributación por estimación objetiva, también conocidos con el nombre de módulos.

En concreto, y con carácter general, se establece un volumen máximo de rendimientos íntegros del trabajo del año anterior de 250.000 euros anuales o de 125.000 euros si el destinatario es un empresario o profesional y, por tanto, el autónomo está obligado a expedir factura. Además, algunos módulos, como la construcción o la fabricación (en los que hay casi 300.000 autónomos registrados), quedarán directamente excluidos de este régimen con independencia de su facturación.

Por ejemplo, un trabajador autónomo que haya obtenido una facturación de 175.000 euros y que haya expedido facturas a empresas por 50.000 euros, podrá seguir acogiéndose al régimen de módulos, ya que no supera ninguno de los límites máximos establecidos. Sin embargo, si sus clientes son, exclusivamente, otros empresarios o profesionales y factura 175.000 euros al año, no podrá acogerse al sistema de módulos y tendrá que tributar por el régimen de estimación directa.

Cambios para casi todos los autónomos y sectores

En definitiva, aunque se trata de cambios menores, tienen impacto directo sobre la facturación y administración de la mayor parte de trabajadores autónomos. Por esta razón, es importante conocerlos y saber cómo gestionarlos para no llevarnos sustos innecesarios durante este año que empieza.

Horario de oficinas

Lunes a Jueves: 

Mañanas 08:15 a 14:00 h
Tardes 16:30 a 19:30 h

Viernes

Mañanas 08: 15 a 14:00

Síguenos en las redes sociales

Nuestras oficinas

C/ San Ignacio de Loyola 4, bajo

Esquina Avd. Príncipe 30820

Alcantarilla (Murcia)